04 junio 2013

Cambio de curso del rio piles



A las ocho de la mañana comienzan las obras para modificar el cauce del río Piles y mejorar las condiciones de la playa a la altura de la escalera 14. El concejal de Mantenimiento y Obras de Infraestructuras, Manuel Arrieta, visitó en la mañana de ayer la zona del río Piles donde se prevé actuar para recuperar arena seca, acompañado por técnicos del Servicio Técnico Municipal, Medio Ambiente, Emulsa y la Demarcación de Costas en Asturias.
Tras una profunda inspección ocular sobre el terreno, se decidió que los trabajos comenzarán hoy mismo con personal municipal. Serán los servicios técnicos del Ayuntamiento y Emulsa quienes aporten tanto los trabajadores como la maquinaria necesaria para acometer esta actuación. En concreto, trabajarán una retroexcavadora, una pala cargadora, el tractor pala que habitualmente se ocupa de la limpieza de los arenales gijoneses y dos camiones volquetes, que serán los encargados de trasladar la arena.
Al finalizar la inspección, Manuel Arrieta explicó a EL COMERCIO las claves de esta actuación: «Lo primero que vamos a hacer es trasladar el cauce del río para que discurra por el ojo del puente más cercano a El Tostaderu, con el fin de que el río discurra por la misma línea que tenía antes». Una vez que se vea el resultado que da esta operación, se acometerá la segunda fase, que pasaría por «redistribuir la arena que saquemos en el entorno de la escalera 14 y cerrar el paso del río por el otro ojo del puente», que se ha generado por la gran pluviometría del pasado invierno y que hizo que el Piles bajara más caudaloso que de costumbre y se llevara una buena cantidad de arena.
La idea de los técnicos pasa por comenzar a sacar sedimentos lo más abajo del cauce posible para ir remontando el río. Hay que tener en cuenta que, además de la gran cantidad de arena que cierra el ojo derecho del puente del Piles, hay una lengua de material, de unos diez metros de ancho, que se adentra en el río durante unos 400 metros, hasta la altura de la entrada al Recinto Ferial Luis Adaro más cercana al parque de los Hermanos Castro. Será todo ese conjunto de arena la que se utilice primero para cerrar el ojo derecho del puente y, a continuación, para rellenar la playa en un intento de recuperar superficie de arena seca.

Entre tanto, el Ayuntamiento de Gijón tratará de recuperar la mayor parte de superficie seca de arena para la temporada veraniega y, si bien los trabajos comienzan esta misma mañana, «no sabemos cuánto tardaremos. Estos días aprovecharemos que hay mareas muertas para tratar de paliar la pérdida de arena, que, según los cálculos de Costas, se redujo a la mitad en los dos últimos años». De cualquier modo, habrá que observar el comportamiento del arenal durante todo el mes para saber cómo evoluciona y si, finalmente, se gana arena seca.
Lo que sí parece seguro es que será necesario reducir el número de casetas de baño, al disponer de mucha menos superficie. En principio, para esta temporada estaba previsto el mismo número que el año pasado, es decir, 175, y las que corren peligro son el centenar que solían estar ubicadas entre las escaleras 14 y 15, zona en la que había una mayor concentración. También habrá que revisar el servicio de hamacas con que cuenta la Asociación Gijonesa de Caridad y cuya recaudación sirve para ayudar a su actividad en la Cocina Económica. Lo que los técnicos tienen claro es que, por mucha arena que devuelva la mar, la playa no volverá a ser la misma al inicio de la obra de ampliación del puerto de El Musel.