27 mayo 2013

La vinoteca gana el VII Certamen Gijón de Tapas



Una tapa con el bacalao como protagonista, de la vinoteca La Esquila -del barrio de La Arena-, se alzó ayer con el primer premio en el VII Certamen Gijón de Tapas celebrado desde el pasado jueves en el recinto ferial de Gijón. «Buscábamos una tapa fácil de comer, rica y vistosa». Así resumía Bibiana Fleisher el origen de su 'Bacalao en texturas con caviar de pimientos'. El resultado fue un bocado «pequeño y muy de diseño» que si bien pudo retraer a alguno de los cientos de aficionados al tapeo que durante estos cuatro días se pasaron por la Feria, hizo las delicias de quienes lo cataron y de los miembros del jurado. Hasta el punto de que la que era su primera participación en el certamen fue todo un éxito. El pincho ganador, explicaron Bibiana Fleisher y Damián Arana -responsables del establecimiento que además del trofeo recibirá un premio en metálico de 3.000 euros y la opción de participar en el Concurso de Tapas de Diseño de Madrid Fusión- es «un bizcocho agridulce hecho de bacalao, con un toque de pimienta y nuez moscada, que lleva una crema de bacalao y, para darle contraste, caviar de pimiento amarillo». La tapa la completaba un crujiente de piel de bacalao.
El segundo puesto -dotado con 1.500 euros- fue para Ciudadela y su exquisito 'Canelón de pitu y gamba', una creación del jefe de cocina, Nacho Velasco, que consistía en un rollito de pasta relleno de un guiso de pitu y gambas acompañado de una espuma de bechamel y una salsa de pitu. Todo ello presentado en un vaso con un original portadedos para cogerlo sin quemarse.
El tercer premio -500 euros- correspondió a La Bolera y su 'América en Asturias'. En esta séptima edición del certamen promovido por Mahou participaron 24 locales, que ofrecieron 72 tapas a un precio de 1,50 euros.
El restaurante La Bolera, ganador del año pasado con su Arroz 3.7 OX (arroz con pitu) -tapa que posteriormente también le valió el segundo puesto en el campeonato nacional- acudió este año con una triple oferta de arepas: la galardonada 'América en Asturias' (con pollo, aguacate, mahonesa, ali-oli y cebolla), 'La vaca entre el maíz' y 'El maíz: el descubrimiento'. Quería el hostelero Cuco Álvarez rendir un homenaje al continente americano y a los productos que llegaron de allí, «y que tanta hambre quitaron aquí». La Bolera se hizo también con el primer premio de tirar cañas.
Su antecesor en el puesto, y subcampeón en 2012, fue La Vieja Escuela, de Nuevo Roces, que en esta ocasión participó con una 'Explosión de calamares'. «Es un calamar guisado en su tinta, con una ligera bechamel y envuelto en una pasta tipo orly, que hace la crema, de forma que al morderlo sientes la explosión del calamar», explicaba la cocinera y dueña de la cervecería, Estrella Bra. En su caso la elección del pincho que presentaría a concurso se hizo «por votación popular entre mis clientes. Se los puse para acompañar unas cervezas, y eligieron el calamar». 
  Entre los veteranos de esta cita se encontraba La Bellota, que participaba por sexto año consecutivo y en homenaje a su peña taurina sirvió, entre otras tapas, una minihamburguesa de rabo de toro, que decoró con una luna de queso. La bautizaron como 'El toro y la luna'. También hubo restaurantes que debutaban. Es el caso de La Taberna Zíngara, cuyo cocinero, mentalista, ofrecía gracias a un juego de imanes una «tapa flotante» de carrillera de ternera confitada con trufa y queso de cabra. La originalidad vende tanto como el sabor, y por eso hubo quien, como el Rinconín de Deva, optó por convertir un torto de maíz en un kebab a la asturiana, con relleno de picadillo, manzana y queso La Peral. O quien, como la vinatería Canaá, convirtió una tortilla de patatas en 'cupcake', envuelto en papel de magdalena.


Los ganadores del certamen