09 mayo 2013

Escuela publica de todos y para todos




Los sindicatos calentaron ayer la huelga general educativa convocada para mañana, un paro «histórico», puesto que están llamados a secundarlo docentes, familias y alumnado de todos los niveles educativos, de Infantil a la Universidad.

Las centrales confían en paralizar todas las aulas del país y demostrar que «la educación pública asturiana también está en pie de guerra contra la 'Ley Wert' y contra los recortes». Porque «una ley clasista, segregadora y que desprecia al profesorado como la LOMCE merece el rechazo de todas las personas implicadas, familias, alumnado, personal no docente y profesorado», cargó SUATEA.

El mismo día en el que el BOPA hacía oficiales varias renovaciones de conciertos en distintos centros, la central recordó, además, que «los recortes no son sólo consecuencia de las imposiciones de Wert», sino «también del Gobierno asturiano».

El Ejecutivo regional fijó precisamente ayer los servicios mínimos de la huelga (el director y el jefe de estudios de los centros, además de un docente cada cuatro grupos en Infantil y Primaria y uno por cada cinco en la ESO), que la Plataforma por la Escuela Pública, convocante del paro 'Contra la LOMCE, contra los recortes y en defensa del servicio público educativo asturiano', tildó de «abusivos», ya que, «en vez de establecer los mínimos que garanticen la apertura de los centros, pretenden que funcionen al igual que un día normal».

Los sindicatos en pleno indican que su propuesta era la adoptada para la huelga del pasado 14 de marzo, que quedaron establecidos con el titular de la dirección del centro y otro miembro del equipo directivo, pero que los finalmente fijados por la consejería son «un auténtico despropósito» y «un atropello al ejercicio del derecho de huelga». Por eso, alegan, «ante el abuso, ante la prepotencia y ante el autoritarismo, la mejor respuesta será el seguimiento masivo».