29 mayo 2013

El " Adventure of the Seas " llega a Gijón



Más de 3.000 ciudadanos británicos visitaron ayer Gijón durante unas horas, tras llegar al puerto de El Musel a bordo del «Adventure of the Seas», un barco con capacidad para 3.838 pasajeros y con 1.180 tripulantes. En conjunto, unas 5.000 personas, más que la población de algunas localidades asturianas como Ribadesella o Nava. El barco, que realiza una travesía por el Cantábrico y que también tocará un puerto francés, llegó con unos 3.600 pasajeros a las diez de la mañana. La mayoría optó por pasar el día en Gijón, mientras que algunos prefirieron quedarse a bordo y unos 300 contrataron excursiones al Prerrománico ovetense y a Avilés y Luanco.

El barco, de la compañía estadounidense Royal Caribbean, consignado por Marítima del Principado, tiene 13 cubiertas y es una pequeña ciudad flotante con variedad de oferta lúdica mientras navega. Discotecas y pubs, un teatro con 1.200 plazas, pista de patinaje sobre hielo, canchas deportivas, un rocódromo, piscinas y jacuzzi, salones para fumadores y de juegos de mesa, un casino, una galería de arte, un comedor de tres plantas y una calle comercial en una de las cubiertas son algunas de las cosas que ofrece el «Adventure of the seas», que ayer llegó plagado de familias (en esta época hay una semana de vacaciones escolares en Inglaterra) y de personas mayores, fundamentalmente. Su estancia, entre las diez de la mañana y las seis de la tarde, no pasó inadvertida en comercios y establecimientos de la ciudad.

Los espectáculos se ofrecen en inglés, aunque el barco cuenta con personal encargado de asistir a los viajeros en español, francés, alemán y portugués. El precio del pasaje oscila entre los 600 euros y los 4.000 que puede llegar a costar la suite presidencial. Una habitación que si no se vende se sortea en un bingo entre todos los cruceristas.

El «Adventure of the Seas» es también el gran suministrador de cruceristas para Gijón. Volverá a la ciudad en otras dos ocasiones, en octubre, en cruceros que también se iniciarán en Inglaterra. Entre las tres escalas, llegarán unos 11.000 visitantes de los más de 13.000 previstos para toda la temporada.